martes, 26 de enero de 2010

4º Seman de Enero

Despues de la lluvia, un poquito de Sol y las primeras flores del año.
Los almendros son los más adelantados, ya podemos ver las flores blancas destacar sobre su porte oscuro.

Cada vez son menos los almendros salvajes que podemos encontrar en la localidad, acilates y padrones son su refugio, terrenos pedregosos que gracias a su mala calidad no han sido ocupados por usus agricolas.
La mandragora tambien nos ofrece sus primeras flores azuladas, son faciles de localizar en el paraje de la fuente de la higuera "Gutilla".



Sobre esta planta "mágica" podemos encontra mucha literatura, aqui un ejemplo encontrado en Internet....

"La mandrágora presenta una raiz que recuerda un cuerpo humano. Y a esta raíz prodigiosa se le han atribuido, en otros tiempos virtudes. Y se ha vendido a precios muy elevados como afrodisíaco garantizado. De lo que no se tiene noticia es de los resultados. La verdad es que existe en nuestro país una planta con este nombre. Es planta antigua, pues el nombre es griego. No se conoce el significado de esta palabra mandrágora, que en griego es el nombre de una planta. [...] La planta a la que la leyenda, ya desde antiguo, atribuye virtudes, tiene la raíz en forma de ser humano. Pero no parece que ninguna planta tenga la raíz de veras de esta forma. Es posible que las raíces de la mandrágora de formas más o menos parecidas a hombrecitos hayan sido previamente manipuladas.
Desde muy antiguo se han atribuido virtudes y hechizos a estas raíces en forma de cuerpos humanos. Se ha dicho que son los mejores amuletos para tener la suerte de cara en empresas sentimentales y de negocios. En fin, que poseer una mandrágora es tener resueltos todos los problemas. Y es natural que si un herborista, o un mago, posee alguna, no la venda si no se la pagan bien. La leyenda asegura que todas las raíces de mandrágora se transforman en hombrecitos de verdad, como pequeños duendes, y que se dedican a favorecer al dueño de la planta. No asegura la leyenda que todas las raíces de mandrágora tengan forma humana. Que la tienen algunas, sí. Y que éstas son las verdaderas plantas hechiceras. El afortunado poseedor de una raíz de mandrágora en forma de hombrecito sostiene que esta planta, en el momento de arrancarla grita. Y que el grito mata a quien intenta arrancarla. Y que el procedimiento para arrancarla y salvar la vida es el siguiente. Se cava hondo alrededor de la raíz hasta ponerla al descubierto. Mientras no se intente arrancarla no hay peligro. Se ata una cuerda a la raíz y el otro extremo se ata al cuello de un perro. Se llama al perro desde cierta distancia. El perro quiere acudir, tira de la planta y la arranca, grita, y el perro muere. No hay más remedio que sacrificar al perro. Pero se ve que, dado el poder hechicero de la mandrágora, merece la pena sacrificar un perro..."




Otra flor de invierno, aunque su floración se produce en otoño, es el lirio, aqui lo podemos ver rodeado de nieve durante la última nevada.